RSS

Archivo de la etiqueta: iglesia

Biblioteca The World


Biblioteca The Word
EXE | Multidioma | V. 3.2.1.1167 | XP /Vista/7 | 2011 | 177.5MB | RAR

http://www.mediafire.com/file/hkp5q9c5um1jp7p/Biblioteca%20The%20World.rar

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 12 julio, 2011 en Programas

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Historia del Cristianismo Tomo I: Excelente Material de Estudio


Tipo de Archivo: PDF | Tamaño: 11MBytes | 692 páginas | Idioma: Spanish |
Categoría: Historia de la Iglesia Información

Es así, ante todo, porque, como dijo Ortega y Gasset, cada generación se yergue sobre los hombros de la anterior como los acróbatas en una vasta pirámide humana. De modo que, relatar la historia de aquellos de quienes somos herederos, es escribir un prefacio extenso a nuestra propia historia.

Pero este libro es también autobiográfico en un segundo sentido, porque trata de amigos y compañeros con los que he tenido que ver en las últimas cuatro décadas. Desde que me relacioné con Ireneo, Atanasio, y los demás, y desde que leí sus escritos y ponderé sus pensamientos y acciones, ellos me han acompañado en las muchas vueltas y giros de la vida. Como los amigos contemporáneos, ellos a menudo me han servido de gozo; en otras ocasiones de perplejidad; y aun a veces, de exasperación. Pero con todo, han llegado a ser
parte de mí, y al escribir de ellos también estoy consciente de que estoy escribiendo de mi propia vida con ellos.
En un prefacio se suele reconocer a los que han contribuido a la realización del libro. Para mí eso sería imposible, porque tendría que nombrar una larga lista de eruditos, vivientes y difuntos—Orígenes, Eusebio, el
inca Garcilazo, Harnak y la hueste de monjes desconocidos que copiaron y recopilaron los manuscritos.


Entre mis contemporáneos, no obstante, hay dos que debo mencionar. El primero es mi esposa, Catherine Gunsalus González, profesora de Historia de la Iglesia en Columbia Theological Seminary, Decatur, Georgia, quien ha compartido conmigo la última década de mi recorrido con los hombres de la antigüedad, y cuya lectura crítica de mi manuscrito ha sido inapreciable. La mención del segundo es una señal de nuestros tiempos, porque éste es mi secretaria que ha residido conmigo y trabajado para mí a tiempo completo durante los últimos diez años. Me refiero al procesador de palabras en el que he preparado este manuscrito.

Muchos adjetivos que suelen aplicarse a las mecanógrafas en los prefacios, se le pueden atribuir a mi procesador de palabras: paciente, cuidadoso, sin queja, siempre dispuesto a servir. Cierto, esta secretaria ha mecanografiado mi manuscrito sin más protesta que un ocasional sonido de advertencia. Sin embargo al escribir las últimas palabras de mi manuscrito, una tormenta eléctrica me ha obligado a tomar la pluma una vez más, recordándome así que no estamos tan distanciados, como a veces suponemos, del tiempo de Orígenes y Eusebio.
Al enviar esta nueva edición al mundo, es mi esperanza que otros disfruten la lectura del mismo, tanto como yo he disfrutado al escribirlo.

Descargar: http://www.megaupload.com/?d=T3BJYGOY

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 febrero, 2011 en Libros

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

A solas con Dios – John MacArthur


<zA solas con Dios, debería ser el mayor anhelo de todo cristiano. Sin embargo, muchos de nosotros pasamos muy poco tiempo con él. El autor examina profundamente cada petición del Padrenuestro y nos propone considerar que “la oración es como la respiración” a la que debemos prestar urgente atención. Al estudiar este libro saldremos vigorizados y motivados a pasar más tiempo a solas con Dios.

Link para descargar: http://www.megaupload.com/?d=VEGYU87O


 
Deja un comentario

Publicado por en 3 enero, 2011 en Libros

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Adoracion a Dios (Cuba)


 
1 comentario

Publicado por en 9 noviembre, 2010 en Sin categoría

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Las 95 Tesis


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por amor a la verdad y en el afán de sacarla a luz, se discutirán en Wittenberg las siguientes proposiciones bajo la presidencia del R. P. Martín Lutero, Maestro en Artes y en Sagrada Escritura y Profesor Ordinario de esta última disciplina en esa localidad. Por tal razón, ruega que los que no puedan estar presentes y debatir oralmente con nosotros, lo hagan, aunque ausentes, por escrito. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

95  TESIS

1. Cuando nuestro Señor y Maestro Jesucristo dijo: “Haced penitencia…”, ha querido decir que toda la vida de los creyentes fuera penitencia.

2. Este término no puede entenderse en el sentido de la penitencia sacramental (es decir, de aquella relacionada con la confesión y satisfacción) que se celebra por el ministerio de los sacerdotes.

3. Sin embargo, el vocablo no apunta solamente a una penitencia interior; antes bien, una penitencia interna es nula si no obra exteriormente diversas mortificaciones de la carne.

4. En consecuencia, subsiste la pena mientras perdura el odio al propio yo (es decir, la verdadera penitencia interior), lo que significa que ella continúa hasta la entrada en el reino de los cielos.

5. El Papa no quiere ni puede remitir culpa alguna, salvo aquella que él ha impuesto, sea por su arbitrio, sea por conformidad a los cánones.

6. El Papa no puede remitir culpa alguna, sino declarando y testimoniando que ha sido remitida por Dios, o remitiéndola con certeza en los casos que se ha reservado. Si éstos fuesen menospreciados, la culpa subsistirá íntegramente.

7. De ningún modo Dios remite la culpa a nadie, sin que al mismo tiempo lo humille y lo someta en todas las cosas al sacerdote, su vicario.

8. Los cánones penitenciales han sido impuestos únicamente a los vivientes y nada debe ser impuesto a los moribundos basándose en los cánones.

9. Por ello, el Espíritu Santo nos beneficia en la persona del Papa, quien en sus decretos siempre hace una excepción en caso de muerte y de necesidad.

10. Mal y torpemente proceden los sacerdotes que reservan a los moribundos penas canónicas en el purgatorio.

11. Esta cizaña, cual la de transformar la pena canónica en pena para el purgatorio, parece por cierto haber sido sembrada mientras los obispos dormían.

12. Antiguamente las penas canónicas no se imponian después sino antes de la absolución, como prueba de la verdadera contrición.

13. Los moribundos son absueltos de todas sus culpas a causa de la muerte y ya son muertos para las leyes canónicas, quedando de derecho exentos de ellas.

14. Una pureza o caridad imperfectas traen consigo para el moribundo, necesariamente, gran miedo; el cual es tanto mayor cuanto menor sean aquéllas.

15. Este temor y horror son suficientes por sí solos (por no hablar de otras cosas) para constituir la pena del purgatorio, puesto que están muy cerca del horror de la desesperación.

16. Al parecer, el infierno, el purgatorio y el cielo difieren entre sí como la desesperación, la cuasi desesperación y la seguridad de la salvación.

17. Parece necesario para las almas del purgatorio que a medida que disminuya el horror, aumente la caridad.

18. Y no parece probado, sea por la razón o por las Escrituras, que estas almas estén excluidas del estado de mérito o del crecimiento en la caridad.

19. Y tampoco parece probado que las almas en el purgatorio, al menos en su totalidad, tengan plena certeza de su bienaventuranza ni aún en el caso de que nosotros podamos estar completamente seguros de ello.

20. Por tanto, cuando el Papa habla de remisión plenaria de todas las penas, significa simplemente el perdón de todas ellas, sino solamente el de aquellas que él mismo impuso.

21. En consecuencia, yerran aquellos predicadores de indulgencias que afirman que el hombre es absuelto a la vez que salvo de toda pena, a causa de las indulgencias del Papa.

22. De modo que el Papa no remite pena alguna a las almas del purgatorio que, según los cánones, ellas debían haber pagado en esta vida.

23. Si a alguien se le puede conceder en todo sentido una remisión de todas las penas, es seguro que ello solamente puede otorgarse a los más perfectos, es decir, muy pocos.

24. Por esta razón, la mayor parte de la gente es necesariamente engañada por esa indiscriminada y jactanciosa promesa de la liberación de las penas.

25. El poder que el Papa tiene universalmente sobre el purgatorio, cualquier obispo o cura lo posee en particular sobre su diócesis o parroquia.

26. Muy bien procede el Papa al dar la remisión a las almas del purgatorio, no en virtud del poder de las llaves (que no posee), sino por vía de la intercesión.

27. Mera doctrina humana predican aquellos que aseveran que tan pronto suena la moneda que se echa en la caja, el alma sale volando.

28. Cierto es que, cuando al tintinear, la moneda cae en la caja, el lucro y la avaricia pueden ir en aumento, más la intercesión de la Iglesia depende sólo de la voluntad de Dios.

29. ¿Quién sabe, acaso, si todas las almas del purgatorio desean ser redimidas? Hay que recordar lo que, según la leyenda, aconteció con San Severino y San Pascual.

30. Nadie está seguro de la sinceridad de su propia contrición y mucho menos de que haya obtenido la remisión plenaria.

31. Cuán raro es el hombre verdaderamente penitente, tan raro como el que en verdad adquiere indulgencias; es decir, que el tal es rarísimo.

32. Serán eternamente condenados junto con sus maestros, aquellos que crean estar seguros de su salvación mediante una carta de indulgencias.

33. Hemos de cuidarnos mucho de aquellos que afirman que las indulgencias del Papa son el inestimable don divino por el cual el hombre es reconciliado con Dios.

34. Pues aquellas gracias de perdón sólo se refieren a las penas de la satisfacción sacramental, las cuales han sido establecidas por los hombres.

35. Predican una doctrina anticristiana aquellos que enseñan que no es necesaria la contrición para los que rescatan almas o confessionalia.

36. Cualquier cristiano verdaderamente arrepentido tiene derecho a la remisión plenaria de pena y culpa, aun sin carta de indulgencias.

37. Cualquier cristiano verdadero, sea que esté vivo o muerto, tiene participación en todos lo bienes de Cristo y de la Iglesia; esta participación le ha sido concedida por Dios, aun sin cartas de indulgencias.

38. No obstante, la remisión y la participación otorgadas por el Papa no han de menospreciarse en manera alguna, porque, como ya he dicho, constituyen un anuncio de la remisión divina.

39. Es dificilísimo hasta para los teólogos más brillantes, ensalzar al mismo tiempo, ante el pueblo. La prodigalidad de las indulgencias y la verdad de la contrición.

40. La verdadera contrición busca y ama las penas, pero la profusión de las indulgencias relaja y hace que las penas sean odiadas; por lo menos, da ocasión para ello.

41. Las indulgencias apostólicas deben predicarse con cautela para que el pueblo no crea equivocadamente que deban ser preferidas a las demás buenas obras de caridad.

42. Debe enseñarse a los cristianos que no es la intención del Papa, en manera alguna, que la compra de indulgencias se compare con las obras de misericordia.

43. Hay que instruir a los cristianos que aquel que socorre al pobre o ayuda al indigente, realiza una obra mayor que si comprase indulgencias.

44. Porque la caridad crece por la obra de caridad y el hombre llega a ser mejor; en cambio, no lo es por las indulgencias, sino a lo mas, liberado de la pena.

45. Debe enseñarse a los cristianos que el que ve a un indigente y, sin prestarle atención, da su dinero para comprar indulgencias, lo que obtiene en verdad no son las indulgencias papales, sino la indignación de Dios.

46. Debe enseñarse a los cristianos que, si no son colmados de bienes superfluos, están obligados a retener lo necesario para su casa y de ningún modo derrocharlo en indulgencias.

47. Debe enseñarse a los cristianos que la compra de indulgencias queda librada a la propia voluntad y no constituye obligación.

48. Se debe enseñar a los cristianos que, al otorgar indulgencias, el Papa tanto más necesita cuanto desea una oración ferviente por su persona, antes que dinero en efectivo.

49. Hay que enseñar a los cristianos que las indulgencias papales son útiles si en ellas no ponen su confianza, pero muy nocivas si, a causa de ellas, pierden el temor de Dios.

50. Debe enseñarse a los cristianos que si el Papa conociera las exacciones de los predicadores de indulgencias, preferiría que la basílica de San Pedro se redujese a cenizas antes que construirla con la piel, la carne y los huesos de sus ovejas.

51. Debe enseñarse a los cristianos que el Papa estaría dispuesto, como es su deber, a dar de su peculio a muchísimos de aquellos a los cuales los pregoneros de indulgencias sonsacaron el dinero aun cuando para ello tuviera que vender la basílica de San Pedro, si fuera menester.

52. Vana es la confianza en la salvación por medio de una carta de indulgencias, aunque el comisario y hasta el mismo Papa pusieran su misma alma como prenda.

53. Son enemigos de Cristo y del Papa los que, para predicar indulgencias, ordenan suspender por completo la predicación de la palabra de Dios en otras iglesias.

54. Oféndese a la palabra de Dios, cuando en un mismo sermón se dedica tanto o más tiempo a las indulgencias que a ella.

55. Ha de ser la intención del Papa que si las indulgencias (que muy poco significan) se celebran con una campana, una procesión y una ceremonia, el evangelio (que es lo más importante)deba predicarse con cien campanas, cien procesiones y cien ceremonias.

56. Los tesoros de la iglesia, de donde el Papa distribuye las indulgencias, no son ni suficientemente mencionados ni conocidos entre el pueblo de Dios.

57. Que en todo caso no son temporales resulta evidente por el hecho de que muchos de los pregoneros no los derrochan, sino más bien los atesoran.

58. Tampoco son los méritos de Cristo y de los santos, porque éstos siempre obran, sin la intervención del Papa, la gracia del hombre interior y la cruz, la muerte y el infierno del hombre exterior.

59. San Lorenzo dijo que los tesoros de la iglesia eran los pobres, mas hablaba usando el término en el sentido de su época.

60. No hablamos exageradamente si afirmamos que las llaves de la iglesia (donadas por el mérito de Cristo) constituyen ese tesoro.

61. Esta claro, pues, que para la remisión de las penas y de los casos reservados, basta con la sola potestad del Papa.

62. El verdadero tesoro de la iglesia es el sacrosanto evangelio de la gloria y de la gracia de Dios.

63. Empero este tesoro es, con razón, muy odiado, puesto que hace que los primeros sean postreros.

64. En cambio, el tesoro de las indulgencias, con razón, es sumamente grato, porque hace que los postreros sean primeros.

65. Por ello, los tesoros del evangelio son redes con las cuales en otros tiempos se pescaban a hombres poseedores de bienes.

66. Los tesoros de las indulgencias son redes con las cuales ahora se pescan las riquezas de los hombres.

67. Respecto a las indulgencias que los predicadores pregonan con gracias máximas, se entiende que efectivamente lo son en cuanto proporcionan ganancias.

68. No obstante, son las gracias más pequeñas en comparación con la gracia de Dios y la piedad de la cruz.

69. Los obispos y curas están obligados a admitir con toda reverencia a los comisarios de las indulgencias apostólicas.

70. Pero tienen el deber aún más de vigilar con todos sus ojos y escuchar con todos sus oídos, para que esos hombres no prediquen sus propios ensueños en lugar de lo que el Papa les ha encomendado.

71. Quién habla contra la verdad de las indulgencias apostólicas, sea anatema y maldito.

72. Mas quien se preocupa por los excesos y demasías verbales de los predicadores de indulgencias, sea bendito.

73. Así como el Papa justamente fulmina excomunión contra los que maquinan algo, con cualquier artimaña de venta en perjuicio de las indulgencias.

74. Tanto más trata de condenar a los que bajo el pretexto de las indulgencias, intrigan en perjuicio de la caridad y la verdad.

75. Es un disparate pensar que las indulgencias del Papa sean tan eficaces como para que puedan absolver, para hablar de algo imposible, a un hombre que haya violado a la madre de Dios.

76. Decimos por el contrario, que las indulgencias papales no pueden borrar el más leve de los pecados veniales, en concierne a la culpa.

77. Afirmar que si San Pedro fuese Papa hoy, no podría conceder mayores gracias, constituye una blasfemia contra San Pedro y el Papa.

78. Sostenemos, por el contrario, que el actual Papa, como cualquier otro, dispone de mayores gracias, saber: el evangelio, las virtudes espirituales, los dones de sanidad, etc., como se dice en 1ª de Corintios 1

79. Es blasfemia aseverar que la cruz con las armas papales llamativamente erecta, equivale a la cruz de Cristo.

80. Tendrán que rendir cuenta los obispos, curas y teólogos, al permitir que charlas tales se propongan al pueblo.

81. Esta arbitraria predicación de indulgencias hace que ni siquiera, aun para personas cultas, resulte fácil salvar el respeto que se debe al Papa, frente a las calumnias o preguntas indudablemente sutiles de los laicos.

82. Por ejemplo: ¿Por qué el Papa no vacía el purgatorio a causa de la santísima caridad y la muy apremiante necesidad de las almas, lo cual sería la más justa de todas las razones si él redime un número infinito de almas a causa del muy miserable dinero para la construcción de la basílica, lo cual es un motivo completamente insignificante?

83. Del mismo modo: ¿Por qué subsisten las misas y aniversarios por los difuntos y por qué el Papa no devuelve o permite retirar las fundaciones instituidas en beneficio de ellos, puesto que ya no es justo orar por los redimidos?

84. Del mismo modo: ¿Qué es esta nueva piedad de Dios y del Papa, según la cual conceden al impío y enemigo de Dios, por medio del dinero, redimir un alma pía y amiga de Dios, y por que no la redimen más bien, a causa de la necesidad, por gratuita caridad hacia esa misma alma pía y amada?

85. Del mismo modo: ¿Por qué los cánones penitenciales que de hecho y por el desuso desde hace tiempo están abrogados y muertos como tales, se satisfacen no obstante hasta hoy por la concesión de indulgencias, como si estuviesen en plena vigencia?

86. Del mismo modo: ¿Por qué el Papa, cuya fortuna es hoy más abundante que la de los más opulentos ricos, no construye tan sólo una basílica de San Pedro de su propio dinero, en lugar de hacerlo con el de los pobres creyentes?

87. Del mismo modo: ¿Qué es lo que remite el Papa y qué participación concede a los que por una perfecta contrición tienen ya derecho a una remisión y participación plenarias?

88. Del mismo modo: ¿Que bien mayor podría hacerse a la iglesia si el Papa, como lo hace ahora una vez, concediese estas remisiones y participaciones cien veces por día a cualquiera de los creyentes?

89. Dado que el Papa, por medio de sus indulgencias, busca más la salvación de las almas que el dinero, ¿por qué suspende las cartas e indulgencias ya anteriormente concedidas, si son igualmente eficaces?

90. Reprimir estos sagaces argumentos de los laicos sólo por la fuerza, sin desvirtuarlos con razones, significa exponer a la Iglesia y al Papa a la burla de sus enemigos y contribuir a la desdicha de los cristianos.

91. Por tanto, si las indulgencias se predicasen según el espíritu y la intención del Papa, todas esas objeciones se resolverían con facilidad o más bien no existirían.

92. Que se vayan, pues todos aquellos profetas que dicen al pueblo de Cristo: “Paz, paz”; y no hay paz.

93. Que prosperen todos aquellos profetas que dicen al pueblo: “Cruz, cruz” y no hay cruz.

94. Es menester exhortar a los cristianos que se esfuercen por seguir a Cristo, su cabeza, a través de penas, muertes e infierno.

95. Y a confiar en que entrarán al cielo a través de muchas tribulaciones, antes que por la ilusoria seguridad de paz.

Wittenberg, 31 de octubre de 1517.

 
Deja un comentario

Publicado por en 31 octubre, 2010 en Anuncios, Informacion

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Di No a Halloween


di no halloween

 
1 comentario

Publicado por en 1 octubre, 2010 en Anuncios

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

¡Denominación Centroamericana! Esta es la historia.


Cyrus Ingerson Scofield

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Cyrus Ingerson Scofield (19 de agosto de 1843 – 24 de julio de 1921) fue un teólogo estadounidense, ministro religioso y escritor cristiano. Conocido por ser el autor de la Biblia de Referencias Scofield.

Contenido



Biografía

Cyrus Scofield nació en Condado de Lenawee, Míchigan. Antes de convertirse al cristianismo evangélico, durante la guerra civil estadounidense, sirvió por un año como soldado en la Séptima Infantería de Tennessee del Ejército Confederado. En 1866 comenzó a trabajar en la oficina legal de su cuñado St. Louis, Missouri. Fue admitido como abogado de Kansas en 1869, fue electo a la legislatura de Kansas por el Partido Republicano en 1871 y 1872 y fue designado Fiscal de Estados Unidos en el distrito de Kansas. Posteriormente tuvo que renunciar debido a acusaciones de haber realizado transacciones financieras cuestionables y poco después fue encarcelado por cargos de falsificación.[1]

Scofield abandonó a su esposa y a sus dos hijas, posiblemente a causa de su alcoholismo. Obtuvo el divorcio de Leotine Cerre Scofield en 1883, y el mismo año se casó con Hettie Hall von Wartz con quien tuvo un hijo.[2]

Después de su conversión al cristianismo evangélico en 1879, Scofield cooperó en la campaña de St. Louis liderada por Dwight L. Moody y sirvió como secretario en la YMCA de St. Louis. Scofield tuvo como mentor a James H. Brookes, Pastor de la Iglesia Presbiteriana de Walnut en St. Louis y un conocido dispensacionalista premilenialista.

En 1883 Scofield fue ordenado ministro del Congregacionalismo, y aceptó el pastorado de una pequeña misión fundada por dicha denominación, la cual se convirtió posteriormente en la Primera Iglesia Congregacional de Dallas, Texas (llamada actualmente Scofield Memorial Church). La iglesia creció de cuarenta a más de quientos miembros antes que Sofield renunciara a su pastorado en 1895.

En 1888 Scofield asistió a la Conferencia Bíblica del Niagara donde conoció al misionero para China, Hudson Taylor. Ambos se hicieron amigos de toda la vida, y la cercanía de Taylor a las misiones cristianas influenciaron a Scofield, quien fundó la Misión Central Americana en 1890 (llamada actualmente CAM International).[3]

Scofield también sirvió como secretario de la “Sociedad Misionera del Hogar Amercano” de Texas y Louisiana; y en 1890, colaboró en la fundación del Lake Charles College (1890-1903) en Lake Charles, Louisiana. Como autor del folleto, “Dividiendo Correctamente la Palabra de Verdad” (1888), Scofield pronto se convirtió en un líder del dispensacionalismo premilenarista y precursor del fundamentalismo cristiano del Siglo XX.

En 1895, Scofield fue nombrado Pastor de la iglesia de Moody, la “Iglesia Congregacional Trinitaria” de Northfield del Este, Massachusetts, y también se hizo cargo de la Escuela de Entrenamiento Bíblico de Northfield de Moody. Aunque en teoría retornó a su pastorado en Dallas en 1903, su proyecto de Referencia Bíblica consumió gran parte de su energía y para el momento de su publicación, Scofield pasaba mucho tiempo enfermo o de viaje en Europa. La Biblia de Referencias Scofield fue publicada en 1909, rápidamente se convirtió en el material más influyente del dispensacionalismo premileniarista, y la popularidad de Scofield como conferencista fue creciendo al mismo tiempo que su salud declinaba.

Pronto Scofield dejó la liberalización de la Iglesia Congregacional para convertirse en un Presbiteriano del Sur y se mudó al área de Nueva York donde supervisó una escuela bíblica. En 1914 fundó la Escuela Bíblica de Filadelfia in Filadelfia, Pennsylvania (llamada actulamnete Universidad Bíblica de Filadelfia).

La segunda esposa de Scofielda fiel compañera y asistente, pero su relación con sus hijos fue, por lo menos, distante. Scofield falleció en su hogar en Douglaston, Long Island, en 1921.

Influencia religiosa

La obra más conocida de Scofield fue su Biblia de Referencia, una Biblia de estudio llena de anotaciones y de amplia circulación que fue publicada por primera vez en 1909 por la editorial “Oxford University Press”.[4] Las notas de Scofield enseñan el dispensacionalismo, una teología que fue concebida a comienzos del Siglo XIXpor el anglo-irlandés John Nelson Darby, quien como Scofield también tenía entrenamiento como abogado. El Dispensacionalismo enfatiza las diferencias entre la Iglesia del Nuevo Testamento y la antigua Israel del Antiguo Testamento. Scofield creía que entre la creación y el juicio final habían siete eras distintas que marcarían la forma en que Dios trata con el hombre y que dichas eras constituían el marco en el que se explica el significado del mensaje de la Biblia. Fue mediante la influencia de las notas de Scofield que el dispensacionalismo y premileniarismo se convirtió en la corriente más influyente entre los cristianos fundamentalistas de Estados Unidos.

Referencias

  • Joseph M. Canfield, The Incredible Scofield and His Book, (Vallecito, California: Ross House Books, 1988); biografía anti-Scofield.
  • John Gerstner, Wrongly Dividing the Word of Truth, (Brentwood, Tennessee: Wolgemuth & Hyatt, 1991); biografía anti-Scofield.
  • John D. Hannah, “Scofield, Cyrus Ingerson,” American National Biography.
  • Ernest R. Sandeen, The Roots of Fundamentalism, British and American Millenarianism, 1800-1930 (Chicago: University of Chicago Press, 1970).
  • Charles G. Trumball, The Life Story of C. I. Scofield (New York: Oxford University Press, 1920); biografía pro-Scofield.
  • Ruth Tucker, From Jerusalem to Irian Java: A Biographical History of Christian Missions (Grand Rapids: Zondervan, 1983).
  1. Historia de la Fiscalía de Estados Unidos de Kansas (en inglés).
  2. Scofield’s early life remains controverted. It seems virtually certain that Scofield deliberately provided inaccurate information to Who’s Who and to his biographer, Charles Trumball. As one biographer has written, “he was secretive about his past and not above distorting the facts of his shadowy years.” John D. Hannah, “Scofield, Cyrus Ingerson” American National Biography Online February 2000.
  3. Tucker, 304-305.
  4. The title page listed seven “consulting editors”: Henry G. Weston, James M. Gray, W.J. Erdman, A.T. Pierson, W. G. Moorehead, Elmore Harris, and A. C. Gaebelein. “Just what role these consulting editors played in the project has been the subject of some confusion. Apparently Scofield only meant to acknowledge their assistance, though some have speculated that he hoped to gain support for his publication form both sides of the millenarian movement with this device.” Ernest Sandeen, The Roots of Fundamentalism: British and American Millenarianism, 1800-1930 (Chicago: University of Chicago Press, 1970), 224.
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 febrero, 2010 en Informacion

 

Etiquetas: , , , , , , , ,